Una Revolución de Verdad: Kodak Brownie, la fotografía al alcance de todos


Una Revolución de Verdad: Kodak Brownie, la fotografía al alcance de todos – Stephen Dowling – BBC News – 10/01/15

20150110 Kodak BrownieAntes de que apareciera en 1900, las cámaras de fotos eran muy aparatosas y pesadas. Solían ser fabricadas de bronce y caoba, tomaban las fotos en grandes placas de cristal o metal y a menudo requerían tiempos de exposición de varios minutos.

Para fotografiar lugares remotos, había que alquilar los servicios de portadores con animales de carga. La fotografía era una actividad que requería paciencia, manejo de productos químicos tóxicos y una gran fuerza física. No era algo que se pudiera permitir la gente corriente.

El inventor estadounidense George Eastman logró un gran avance en la década de 1880 cuando inventó una película flexible que reemplazó a las pesadas placas. Su primera “Cámara Kodak” salió a la venta en 1888, cargada con película suficiente para 100 fotografías. Cuando fue tomada la última foto, toda la cámara tenía que ser enviada a Kodak para ser revelada.

Era una caja sencilla pero su costo, US$25, era una gran cantidad de dinero. La fotografía seguía siendo una actividad sólo al alcance de los ricos.

Revolución

La revolución se produjo 12 años más tarde. La Kodak Brownie, diseñada por Frank Brownell, era similar a la Kodak original, pero la película podía ser retirada de la cámara una vez agotada y ser revelada en una tienda de Kodak, en farmacias o incluso en casa.

Kodak vendió la cámara por solo un dólar. Era posible comprar la cámara, un rollo de película y un revelado por US$2. De repente, la fotografía se tornó no solo portátil sino también accesible para muchos bolsillos.

La Brownie era fácil de usar. Tenía una velocidad fija y aperturas estrechas que creaban profundidad de campo. No era posible enfocar la lente y las primeras Brownies sólo tenían un visor muy básico. Mucha gente usaba las marcas en la parte superior de la cámara como una guía aproximada para saber qué estaba enmarcado. Disparabas y esperabas a tener suerte.

“La Brownie democratizó la fotografía sencillamente a través de la enorme cantidad de ventas”, le dice a la BBC Michael Pritchard, el presidente de la Real Sociedad Fotográfica y autor de “La historia de la fotografía en 50 cámaras”.

“Una cámara de un dólar capaz de dar buenos resultados era innovadora y junto a la capacidad de Kodak de ofrecer un servicio de revelado e impresión directamente o a través de un enorme número de farmacias y tiendas de material fotográfico supuso que la fotografía se volvió accesible a todos sin importar su clase social o habilidades en este arte”.

“La Brownie apareció junto con una gama de accesorios, desde los álbumes hasta kits de procesado casero, que ayudaron a transmitir la idea de que la fotografía era para todos. “Las competencias y los clubes para usuarios de Brownie y Kodak también contribuyeron a apuntalar esa idea”, añade Pritchard.

Las Brownies también fueron pensadas para que las usaran los niños. Las cámaras iban adornadas con personajes de cómic, creados por el dibujante canadiense Palmer Cox.

La genialidad de la Brownie era que Kodak era esencialmente una empresa productora de películas, y la nueva cámara creó una gran demanda para éstas al darle a la gente los medios para tomar fotos, una y otra vez.

Las Brownies eran simples y robustas. Eran diseñadas para que la gente las llevara en su día a día, una novedad en aquel momento. A lo largo de las ocho décadas en que fue producida, la Brownie captó quizás más imágenes del siglo XX que ninguna otra cámara.

Leer Más…